10 situaciones que los hijos de padres estrictos tuvieron que soportar más de una vez



Los hijos cuyos padres fueron muy duros sabrán enseguida de qué se trata esta nota, y se sentirán identificados con estas 10 situaciones que los hijos de padres estrictos tuvieron que soportar alguna vez.

1. Prohibido decir malas palabras

foto 11

Sólo pudiste decirlas cuando comenzaste la universidad. Tal vez un poco después.

2. El sexo era un tema tabú

foto 12

Jamás te animaste a charlar de este tema con ellos. En el mejor de los casos te compraron un video de Masters & Johnson, o uno de esos tontos libros que explican «cómo cambia tu cuerpo». Los demás niños con padres así crecieron creyendo que una cigüeña venía volando desde París con un bebé en el pico.

3. ¡Vístete decentemente!

foto 14

¿Tus padres tenían una regla para medir tu falda y saber si era apropiada o no? Todas hemos pasado por algo similar.

No te pierdas: Estas películas te darán una lección de vida difícil de olvidar

4. Aritos sí; tatuajes o piercings no

foto 15

Porque, por supuesto, eran cosas de Satanás, o de drogadictos y estrellas de rock sin oficio ni beneficio.

5. Como supervisores en las excursiones

foto 17

¿Te sentías entusiasmada por ir a una excursión escolar y poder sentirte libre de tus padres? Seguramente ese entusiasmo se convertía en pánico cuando uno de ellos te sonreía y te contaba que había logrado inscribirse como supervisor.

Te recomendamos: «Querido papá: ¿me van a llamar perra?» El vídeo que está conmoviendo a millones de personas en todo el mundo

6. Pedidos difíciles

foto 6

Si necesitabas algo importante, como cierta suma de dinero, o unas nuevas zapatillas, debías poner la misma cara que el Gato con Botas en Shrek.

7. Pasaporte para dormir en lo de una amiga

foto 2

¿Querías pasar la noche en la casa de tu mejor amiga? Perfecto: dejarás allí anotados el teléfono, la dirección, el barrio, los teléfonos de los vecinos inmediatos y si es posible, una declaración jurada en la cual constara que no beberían alcohol ni fumarían ni verían «películas guarras».

8. Sólo una fiesta por semana

foto 8

Tus amigas vivían de reventón, pero tú debías decidir cuál sería a la que irías, pues por supuesto, sólo tenías una permitida. Y eso si te portabas muy bien.

9. Mentir para huir

foto 10

A veces no tenías otra opción más que mentir descaradamente, sólo para hacer algo que tus demás amigas consideraban hasta aburrido.

10. Pero no los cambiarías por nada

foto 20

Puedes pelearte con ellos o estar muy enojada, pero aún así los quieres. Mucho.

¿No que incluso así como son los adoras? A fin de cuentas, son los únicos que tendrás.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.