La piel se renueva todo el tiempo y en su superficie habitan células muertas más impurezas que vienen del mundo exterior. La exfoliación de la piel consiste en un procedimiento capaz de eliminar todo aquello que daña y obstruye tus poros, logrando como resultado una piel limpia y brillante. El beneficio extra es que no sólo logras una piel de seda sino que también las cremas hidratantes podrán penetrar mejor y hacer más efecto.

Además de purificar la piel, es una excelente manera de prevenir que el vello se enquiste y de combatir la celulitis y la piel grasa.
Existen en el mercado cientos de cremas para exfoliación, pero siempre debes elegir entre las que estén de acuerdo con tu tipo de piel.

Estas cremas contienen unos gránulos que a medida que masajeas irán limpiando la dermis. Es necesario que adquieras dos cremas distintas, una para el cuerpo y otra, más suave, para la piel de tu rostro. En general se recomienda repetir el procedimiento una vez por semana o cada quince días. Si lo deseas puedes encontrar el equilibrio exfoliando tu piel cada 10 días.

Como exfoliar nuestra piel con-recetas naturales que podemos hacer en casa

Exfolia tu cuerpo

Para exfoliar tu cuerpo (no el rostro) elegirás una crema exfoliante específica para este fin. Es regla de oro humedecer la piel antes de realizar el procedimiento, es por eso que lo mejor es hacerlo en la ducha cuando te bañas. Una vez que tengas la piel mojada aplica el exfoliante con una esponja o directamente con la mano, masajeando todo el cuerpo y poniendo especial atención en zonas difíciles como codos, rodillas y tobillos.

Ten cuidado en zonas sensibles como los senos o el pecho y nunca pases la crema exfoliante por partes íntimas.
Una vez que hayas recorrido toda la piel dúchate para sacar los restos de producto. Sécala con cuidado y verás cómo ha cambiado. Para terminar aplica tu crema humectante habitual.

Exfolia tu rostro

El exfoliante para rostro es más delicado que el anterior porque la piel es ligeramente más fina en algunas partes del rostro. Para exfoliarlo también debe estar húmedo y lo mejor es que recojas tu cabello para que no te estorbe en el procedimiento.

Aplica la crema exfoliante con las puntas de tus dedos sobre todo el rostro sin tocar los ojos y los labios. Realiza suaves masajes, si lo haces muy fuerte solo lograrás dañar tu cutis, y luego enjuaga con abundante agua tibia. Termina el procedimiento también con la aplicación de una crema humectante.

Exfoliación con esponjas

El auge de los productos naturales ha puesto de moda a las esponjas de origen vegetal. Las mismas, además de ser buenas para enjabonarnos en la ducha y cuidar la piel, son perfectas para hacer una exfoliación sin cremas. Utilízala siempre cuando te bañes y nunca masajes zonas irritadas.

Autor: Carolina Antonacci para ycomo.com

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.